sábado, 13 de diciembre de 2008

Moratones y hematomas tras la cirugía estética

La aparición de moratones, cardenales o hematomas es habitual tras la cirugía estética. Para prevenir su aparición los cirujanos plásticos deben realizar una cirugía cuidadosa y precisa.

Hematoma

El hematoma es la acumulación de sangre fuera de los vasos sanguíneos, generalmente en estado de semi-coagulación. Suele evidenciarse en la piel en forma de equimosis (moratones) e hinchazón.
Para evitar el sangrado durante la cirugía, todo vaso sanguíneo que sangra es cauterizado inmediatamente con el bisturí eléctrico. Para prevenir la acumulación del hematoma o seroma; en muchas intervenciones se utilizan drenajes. Por ejemplo son muy habituales en la cirugía estética o reparadora de la mama y en la abdominoplastia.
Si el hematoma (cúmulo de sangre) ocurre en las horas inmediatamente posteriores a la cirugía, puede ser necesaria la re-intervención quirúrgica para localizar la vena que sangra (y está produciendo el hematoma) y cauterizarla. Estos hematomas son fácilmente reconocibles porque la zona afectada adquiere una tonalidad característica y se hincha.
Si el hematoma se produce más tardíamente se soluciona mediante punción y extracción con jeringuilla o con drenajes. Los pequeños hematomas pueden ser reabsorbidos por el organismo sin necesidad de extraerlos.
Los hematomas subcutáneos como los producidos en la liposucción son reabsorbidos en las semanas que siguen a la cirugía.

Equimosis.

La equimosis es la manifestación en la piel del hematoma postquirúrgico, o de la lesión de vasos sanguíneos y otros tejidos durante la cirugía. También se denomina equimosis al hematoma subcutáneo. Popularmente y debido a su color característico la equimosis se conoce como cardenal, moratón o morado.
El color característico del moratón, se debe al pigmento que se encuentra en la sangre (hemoglobina) y las diferentes reacciones químicas producidas. El pigmento va cambiando de color, por ello los cardenales pasan del rojo al azulado y luego al amarillo.
En raras ocasiones la coloración provocada puede ser permanente apareciendo manchas en la piel. No conviene exponer las zonas con equimosis o hematomas al sol o rayos U.V.A ya que se pueden hiper-pigmentar, formándose manchas permanentes.

La intervención de cirugía estética, donde aparece más equimosis es la liposucción. En la cirugía mamaria los cardenales pueden aparecer en las mastopexias y reducciones de mama. En la mamoplastia de aumento no suele aparecer y si lo hace es de pequeñas dimensiones. Es normal, sobre todo en mamoplastia de aumento que la equimosis aparezca de forma diferida al romperse pequeños coágulos de sangre formados en la intervención. También suelen aparecer moratones tras la rinoplastia, blefaroplastia o el lifting.

Tratamiento de la equimosis.

Si la equimosis está producida por un hematoma subcutáneo puede tratarse. La equimosis tarda entre 3 y 5 semanas en desaparecer. Para acelerar la reabsorción de la equimosis podemos utilizar ultrasonidos, drenaje linfático manual y aplicar cosméticos con vitamina k.

Palabras clave: hematoma, cardenal , cirugia estética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright © . Cirugía Plástica y Estética - Posts · Comments
Theme Template by BTDesigner · Powered by Blogger